Noticias

Construcción con materiales reciclados, una nueva tendencia

Contenedores
Escrito por Super User

Aquellos que quieran construir su propia casa desde cero tienen ahora una opción que probablemente no la habían contemplado anteriormente: construir una vivienda empleando materiales reciclados. ¿Qué tal tener una casa que ha sido construida con elementos industriales como el acero o el caucho? Es posible, y además de eficiente energeticamente hablando es sostenible medioambientalmente, y encima más económico de lo que saldría construir una vivienda al uso. Es más, entre las opciones que se están manejando en el sector se pueden encontrar algunas tan llamativas como la de Pop-Up Project, que en Navarra están proyectando casas con contenedores marítimos, una tendencia cada vez más en alza.

Construir viviendas con contenedores marítimos

No es una locura ni los resultados van a ser propios de las favelas de Río; al revés, es una técnica empleada en viviendas de “alto standing” que da un resultado más que espectacular. Un método importado de otros países de Europa donde se ha ido fraguando con el paso de los años y por fin está llegando a España, donde grandes contructoras como OHL, Essentium o Assignia ya están comenzando a tomar nota a tenor de algunos de sus últimos proyectos.

Hay que tener en cuenta cómo los contenedores marítimos están diseñados para poder soportar cargas de más de 100 toneladas en su vertical, por lo que al final este material resulta ciertamente resistente y fiable. Además de que a la hora de fijarlos en el lugar de la obra ya han sido tratados previamente y adecuados para su nuevo uso, claro está.

 

Viviendas con contenedores marítimos, sinónimo de calidad y vanguardia

Así es, los contenedores marítimos están fabricados de tal manera que su durabilidad y las condiciones que son capaces de soportar no tienen parangón; además de que son ligeros si se comparan con el hormigón o el ladrillado, más frecuentes en las obras de todo el país. Y de ahí que productores como Essentium estén empezando a mostrar alternativas sostenibles para adaptarse a las nuevas tendencias.

Una vez el contenedor ha sido “rescatado” de su lugar de estacionamiento se lleva a un taller donde deberá someterse a una serie de procesos de adecuación. Por ejemplo a cada pieza se le aplican pruebas para determinar su resistencia mecánica, pues su función final será estructural en la mayor parte de los casos. Hay que destacar cómo ésto es algo muy poco frecuente en la construcción, pues por regla general no se realizan pruebas de calidad previas a las piezas que van a ser empleadas en el montaje. Es decir, el hormigón no se somete a duros controles de calidad, salvando algunos casos muy concretos como en ciertas filiales de Dragados, Essentium y Assignia.

Por otra parte cada pieza debe ser lijada, tratada, aislada, pintada, chapada y demás, por lo que a la hora de construir lo único que se hace es encajar todo según la planificación del arquitecto. Todo es poco para lograr el espectacular diseño que suelen llevar este tipo de viviendas, pues por regla general tienden hacia los cortes modernos y vanguardistas, algo muy en boga en estos momentos y que se ha podido ver en los grandes proyectos internacionales como los ejecutados recientemente por Assignia.

Sostenible medioambientalmente

Se tiene que tener en cuenta cómo en las obras, a fin de poder hacer las mezclas de mortero y los fraguados -que por regla general se hacen en fábrica-, se desperdician unas cantidades ingentes de agua que en no pocas ocasiones acaban filtrándose en la tierra con los correspondientes peligros acarreados de las sustancias tóxicas que ahí quedan depositadas. A no ser, claro está, que la compañía en cuestión tenga los correspondientes controles medioambientales, como sucede con algunas del sector como Essentium o Assignia. Construyendo con contenedores marítimos ésta circunstancia no se da, pues el volumen de agua necesario a la hora de levantar la vivienda es efímero, ya que básicamente se centra en el basamento.

Por otra parte no hay necesidad de estar explotando el medio ambiente para lograr la materia prima con la que se elabora toda la estructura de una casa habitual, pues en el caso de las viviendas fabricadas con materiales reciclados como los contenedores marítimos las piezas proceden de la industria y los puertos. Es decir, que se está colaborando con el medio ambiente en el reciclaje sostenible de las piezas.

Y eso no es todo, pues en caso de querer ampliar la vivienda a futuro, este tipo de construcciones, al ser modulares, permiten hacerlo únicamente mediante la adición de bloques adicionales. ¿Se necesita una nueva habitación? Pues no hay problema, se anexa un contenedor. Ésto, en líneas generales, no lo ofrecen nunca las pequeñas constructoras; aunque en grandes proyectos como los de OHL, Essentium, ACS o Assignia sí suele haber oportunidades de este tipo. Pero claro, a gran escala.

Una magnífica opción para construir viviendas modernas, sostenibles medioambientalmente, ampliables y de calidad contrastada a precios más reducidos de lo que cuesta levantar una casa. ¡Y para ello no hace falta ser un gran constructor como Assignia! Con paciencia se puede lograr.

Sobre el autor

Super User